Cádiz en Moto

El pasado domingo 26 de enero decidimos, algo tarde, hacer una pequeña salida, pero por primera vez dirigiéndonos hacia la parte oeste de la provincia en lugar de la zona de levante. En particular, salimos de Cádiz dirección El Puerto y una vez allí tomamos la A-491 hacia Rota. Esta carretera lleva en construcción bastantes años. Una búsqueda rápida en Google muestra que por lo visto la obra está paralizada desde hace tiempo, aunque teóricamente las obras concluirán en primavera, cosa que dudo.

En definitiva, seguimos la carretera, y rodeamos la inmensa base naval. El espacio que ocupa es impresionante y hay que hacer un rodeo bastante largo para llegar a la propia ciudad. Una vez allí, dimos un pequeño paseo por la alameda de la costa este, desde la que se pueden ver los barcos de la base y la playa del Rompidillo.

Imgur
Imgur

Tras eso, nos acercamos a la zona del puerto y decidimos adentrarnos en el casco histórico, parando primero en la plaza de España para hacernos la foto oficial, y luego fuimos hacia la plaza de Bartolomé Perez, donde se encuentran dos de los monumentos más importantes de la ciudad.

En primer lugar, el Castillo de Luna, una fortaleza del siglo XIII en un estado francamente bueno. Tanto el exterior como el interior presentan un aspecto muy bueno. Actualmente alberga la sede del Ayuntamiento y es posible entrar a visitar la planta baja.

Imgur
Imgur
Imgur
Imgur
Imgur
Imgur

En segundo lugar encontramos la parroquia de Nuestra Señora de la O, en la que casualmente estaban celebrando un besamanos, por lo que la estancia principal no se podía visitar.

Imgur
Imgur
Imgur

Tras la dos visitas paramos en un bar aledaño a tomar una pequeña merienda. Nos daban las seis y media y el sol se nos iba, así que decidimos partir hacia Chipiona. A medio camino nos desviamos un poco para cruzar por Costa Ballena, aunque francamente en esta temporada hay poco que ver allí, aparte de calles desoladas que recuperan su vitalidad en verano.

Una vez en Chipiona y con la puesta de sol casi en los talones dimos algunas vueltas y nos dirigimos a la que parece ser la principal atracción turística del municipio, el Santuario de Nuestra Señora de Regla. No esperábamos encontrar mucho ambiente por allí, y lo cierto es que las calles estaban desiertas, pero en el interior de la iglesia el flujo de personas era constante.

Imgur
Imgur
Imgur

El sol ya se había puesto, y las carreteras de vuelta no eran las mejores de noche, así que dimos una vuelta rápida por el paseo marítimo, pasando por el faro, y decidimos irnos. Como dato curioso, el faro está gestionado por la autoridad portuaria de Sevilla (porque sirve de guía para entrar en el Guadalquivir) y además es el más alto de España… aunque a primera vista no me pareció tan alto. El de la Caleta es más mejón.

Imgur

tomamos la carretera rumbo al Puerto y de vuelta a Cádiz. A ver si la Junta se pone las pilas y mejora las carreteras de esa zona, sobre todo finalizar los tramos pendientes de la A-491, porque el flujo de coches era el típico de una autovía, no el de una carretera convencional normalita.

Como lección aprendida: no salir después del mediodía en invierno. La noche se te echa encima en menos que canta un gallo y no te da tiempo de ver nada. Tendremos que volver!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *