Cádiz en Moto

Para celebrar el día de Andalucía, el pasado 28 de febrero hicimos una ruta en la que visitamos los municipios más orientales de la provincia: El Gastor, Olvera y Setenil de las Bodegas.

Imagen

La ruta comenzó cogiendo por la conocida carretera del complejo endorreico de Puerto Real hasta Paterna, y de ahí subiendo hasta Arcos de la Frontera, que presentaba el siguiente aspecto a causa de una densa e incómoda niebla.

Imagen

La foto se tomó desde el último tramo de la recientemente restaurada carretera Arcos-Medina (A-389).

Imagen

Tras pasar Arcos de la Frontera, tomamos dirección El Bosque para pararnos a medio camino a desayunar en la Venta Mesa Jardín, donde ya estuvimos cuando subimos al Puerto de las Palomas.

Tras desayunar, pusimos rumbo Zahara de la Sierra para, una vez más, disfrutar de las increíbles carreteras que rodean el embalse. En mi opinión, es la mejor carretera de curvas de toda la provincia.

Muy cerca del Embalse, tomando rumbo norte, llegamos rápidamente a la localidad de El Gastor, nuestra primera parada.

Imagen

Conocida como el balcón de los pueblos blancos, esta localidad se sitúa en la falda de las Tetas de Ramona, seudónimo de la pareja que forman el Tajo de Algarín y el Tajo de las Grajas.

Imagen

En el centro de la localidad conviven construcciones como la Iglesia Parroquial de San José o la fuente pública de Diego del Gastor.

Imagen

El Gastor cuenta además con una importante oferta natural y cultural, con numeroso restos históricos en sus alrededores, como el Dolmen del Gigante, que se pueden visitar gracias a las rutas de senderismo que la Junta de Andalucía ha dispuesto.

Imagen

Tras visitar esta pequeña localidad, tomamos rumbo norte en dirección a nuestro próximo destino. El espléndido día, unido a los verdes paisajes hicieron del camino un auténtico paseo.

Imagen

A medio camino, como dos hermanas en la lejanía surgen las localidades de Olvera y Torre Alháquime.

Imagen

Así, acabamos llegando a Olvera, una preciosa localidad gaditana con una importante historia detrás, que podéis leer en extensión en la Wikipedia. La localidad tuvo gran importancia desde la época de los romanos, siendo de especial relevancia las sucesivas ocupaciones musulmanas que sufrió la ciudad.

Olvera, además, forma parte de la Vía Verde de la Sierra, una vía senderista de 38km que recorre parte de la sierra gaditana, diseñada sobre el trazado de una inacabada vía férrea que debía conectar varias localidades andaluzas.

Imagen

Los dos puntos turísticos más importantes de Olvera son su castillo de origen árabe y la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación

Imagen

La Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación se encuentra en la Plaza de la Iglesia, justo al lado del castillo de la localidad. Fue construida en el siglo XIX y tiene un marcado estilo neoclásico.

Imagen

Su envidiable ubicación y alrededores se deben en parte a un conjunto de actuaciones urbanísticas llevadas a cabo por el ayuntamiento para construir y acondicionar el mirador de la iglesia, en terreno en el que antiguamente se encontraba la vivienda del sacristán.

Imagen

En el propio Patio de la Iglesia se encuentra la entrada a la oficina de Turismo de la localidad, junto al Centro de Interpretación de la Vía Verde de la Sierra.

Imagen

Imagen

Además, justo al lado se ubica el Centro Cultural La Cilla, que alberga la exposición permanente “Olvera: La frontera y los castillos”. En su interior, la exposición muestra de forma extensa la historia y evolución de la localidad a través de paneles, maquetas y figuraciones.

Imagen

Desde las transferencias de poder en la localidad entre las distintas familias hasta las diferentes técnicas de asedio que se utilizaban en las guerras fronterizas, la exposición tiene una gran cantidad de información en un reducido espacio que se puede visitar, junto al castillo, por 2€ por persona.

Imagen

Tras visitar la exposición, el empleado de la oficina de Turismo nos abre la puerta a la subida al Castillo de Olvera. Con unos angostos pasillos, la subida es dura pero merece la pena.

Imagen

La subida al castillo tiene varias etapas con diversos miradores. En lo más alto, la vista es de 360º. En la siguiente foto, panorámica del pueblo en dirección sur.

Imagen

Y en esta foto, vistas al este. Se distinguen perfectamente dos importantes accidentes geográficos en pleno casco urbano de la localidad: el Peñón del Sagrado Corazón y el Peñón del Cerretillo.

Imagen

Una vez terminada la visita, salimos del pueblo tomando rumbo sureste. Justo al poco de abandonar el núcleo urbano encontramos el importante Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, construido en el siglo XVII y que aloja a la patrona de Olvera, la Virgen de los Remedios.

Imagen

Seguimos el camino y nos encontramos y cruzamos el vecino pueblo de Torre Alháquime.

Imagen

Finalmente llegamos al último destino turístico de la salida, el popular pueblo de Setenil de las Bodegas, que ya visitamos en otra ocasión. Se trata de una localidad con un creciente valor turístico, siendo de especial interés su complejo entramado urbano, directamente vinculado al trazado del Río Guadalporcún.

Su nombre proviene de los siete intentos de conquista por parte de las fuerzas cristianas, siendo la séptima la definitiva. El apodo “de las bodegas” hace referencia a las numerosas bodegas que se ubicaron en las cuevas de la montaña, que posteriormente fueron desmanteladas y reutilizadas como viviendas.

Imagen

Esta vez, en lugar de zambullirnos entre las típicas casas ubicadas en la propia montaña, decidimos primero subir a las zonas altas para tomar una panorámica de la ciudad. En la siguiente foto se distinguen bien la Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación y el Torreón del Homenaje.

Imagen

Este fin de semana se celebraba en la localidad “Setenil: Una villa entre culturas”, unas jornadas culturales en las que la ciudad se ambienta con una mezcla de culturas propia de su extensa historia. El centro histórico estaba lleno de gente, tenderetes y actividades de toda clase, como espectáculos de cuentacuentos y danza del vientre, por la tradición morisca de la localidad.

Imagen

Imagen

Por 2€ tomamos en uno de los puestos una pequeña hamburguesa típica de la localidad conocida como masita setenileña, hecha de chacina a la plancha muy rica, y una bebida.

Imagen

El epicentro de la actividad lo encontramos en la Plaza de la Villa, hogar de la ya mencionada Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación. La cantidad de gente era abundante, y el ritmo de las actividades parecía incesante.

Imagen

Tras disfrutar un rato de las actividades, tomamos de nuevo la carretera en dirección Ronda, donde nos enganchamos a la A-374, metiendo la directa hasta Cádiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *