Cádiz en Moto

Para ir conociendo mejor la nueva F800GS decidimos hacer una ruta por la vecina provincia de Huelva, visitando algunos de los puntos más emblemáticos de su sierra central. Quitando el incomodísimo trámite de ir y volver de Huelva desde Cádiz por autovía/autopista, la ruta que seguimos es la siguiente, en el sentido de las agujas del reloj:

La parte motera se inició realmente en La Palma del Condado, municipio situado en una llanura rodeada de viñas y olivos que son la materia prima para la principal actividad económica de la localidad. En su extremo norte nace la carretera HU-4103, increíble carretera revirada muy transitada por moteros y con un asfalto en un estado impecable. Durante la travesía en esta carretera discurrimos en paralelo al Río Tinto, emblema de la provincia onubense por su característico color rojizo, causado por la acción de los minerales ferrosos sobre el agua.

La carretera llega hasta el pequeño municipio de Berrocal, de apenas 300 habitantes. Es en sitios como éste donde experimentamos la diferencia de carácter entre los habitantes de las grandes ciudades y los de las localidades más humildes. En nuestro caso íbamos buscando una farmacia donde comprar algo para apaciguar la migraña, y uno de los lugareños a los que le preguntamos se ofreció a traernos Paracetamol de su propia casa. Un gesto que agradecí muchísimo y que probablemente en una ciudad más urbana no se habría dado.

Cruzamos Berrocal hacia el norte, pasando por una carretera que transitaba por un paisaje casi marciano de lo rocoso, transitando por la pequeña localidad de Madroño (no confundir con el Madroño malagueño!) hasta llegar, ahora sí, a la zona del Parque Minero de Riotinto.

Principal atracción turística de la zona, el Parque Minero de Riotinto comprende una serie de atracciones turísticas que dan a conocer la zona de la cuenca minera del río Tinto. Especialmente destacable es el ferrocarril que transcurre paralelo al curso fluvial y que visita zonas de otra forma inaccesibles de la zona. En esta ocasión no pudimos montarnos por falta de tiempo, pero a buen seguro que en la siguiente visita lo haremos.

Lo cierto es que es posible bajar en vehículo al inicio de la zona minera, creando un entorno genial para fotografías.

Tras la visita, fuimos al centro ciudad, donde nos encontramos con la VI Quedada Motera Riotinto: Al corazón de la tierra, donde echamos un ratillo. Allí, nos recomendaron ir a la vecina localidad de Nerva (a apenas 2km) a almorzar a Casa Idolina, lo cual fue todo un acierto. Por unos 12€ por persona, postre incluido, nos llenamos con unos platos riquísimos, como este enrollado de carne a la pimienta con puré de patatas:

Saciado y bien saciado nuestro apetito volvimos a la carretera por la A-461 hacia el norte. Es verdaderamente envidiable la cantidad y calidad de las carreteras de curvas de esta zona, con un asfalto en un estado muy bueno y encima cruzando paisajes brutales, como por ejemplo la presa del Embalse de Gossan, con una carretera que lo cruza por medio y en el que el agua de una orilla tiene un color totalmente distinto al del otro lado.

Continuamos por la A-461 hasta el cruce de Campofrío, donde seguimos por la A-479 (de nuevo, por carreteras de curvas de ensueño) hasta Aracena, nuestra siguiente parada.

La localidad es uno de los principales puntos turísticos de la sierra onubense por sus variados atractivos. En nuestro caso, lo primero que hicimos fue subir al Cerro del Castillo, desde donde es posible ver toda la localidad a vista casi de pájaro. El conjunto histórico del castillo y la iglesia mudéjar adosada a aquél es también visitable.

La localidad cuenta con otros puntos turísticos muy conocidos, como la popular Gruta de las Maravillas, que muchos visitamos con el colegio cuando éramos niños.

Desde las alturas de Aracena planeamos el cierre de la ruta. Bordea la ciudad la N-433, vía que engancha con la Ruta de la Plata al norte de Sevilla. Enganchamos la nacional rumbo sureste, no sin antes tomarnos un pequeño desvío a la localidad de Zufre, donde tomamos un café de merienda en el espectacular mirador de la Plaza de los Alcaldes, que hace las veces de balcón de la sierra oriental de Huelva. Desde el mismo se puede observar el enorme pantano de Zufre, con una superficie de casi 1000 hectáreas. En este artículo del Habla de Huelva podréis encontrar más información sobre la población.

Terminado el cafelito, deshicimos nuestros pasos hasta la N-433, para engancharnos finalmente a la A-66 hasta Sevilla y de ahí a Cádiz. Unos 520km para cambiar de aires en los que, por cierto, la nueva BMW F800GS se portó de categoría, transmitiendo una seguridad increíble, con un consumo contenido y una comodidad fuera de toda duda.

Un comentario

  • Salvador (Flow)

    Compañero…me has dejado babeando…. jajajaja.
    Para próxima vez que hagáis ésta ruta…me encantaría acompañarlos.
    Saludos.
    Vsssssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *