Cádiz en Moto

Uniendo la localidad de Los Barrios con la tarifeña pedanía de Facinas discurre la antigua carretera CA-221, que cruza el Valle de Ojén. Hace año y medio ya discurrimos por esa vía hasta el embalse de Facinas, y lo contamos en el blog. En aquella ocasión nuestro viaje terminó en el embalse de Facinas, pues la carretera estaba en un estado impracticable. En septiembre de 2015 la Junta de Andalucía comenzó las obras de rehabilitación de esta vía para su conversión a carril cicloturista.

Ya concluidas las obras, hemos aprovechado la época de La Berrea para conocer el estado de este carril y hacer algo de senderismo de la mano de la empresa Mundo Posibilidades.

Al carril se puede acceder tanto desde Facinas como desde la vía de servicio de la A-381. El carril discurre por el GR-7, el Sendero de Gran Recorrido 7, que tiene su inicio en el Templo de Deifos, en Grecia, y concluye en Tarifa, por lo que es necesario pedir un permiso a la oficina del Parque de los Alcornocales para acceder en un vehículo a motor.

El carril se encuentra en un muy buen estado, en parte gracias a la limitación de la circulación de vehículos a motor. El paso para senderistas y ciclistas es libre.

A mitad de camino, aparcamos en un pequeño descansadero y nos giramos para contemplar la imponente Sierra del Niño, en la que transcurriría la ruta.

Como se comentaba, es necesario pedir un permiso para acceder con vehículo al carril, y también es necesario un permiso para acceder al sendero. De cualquier modo, en la oficina del Parque de los Alcornocales no os pondrán mayor problema si lo pedís con tiempo.

Antes de adentrarnos en la exuberante vegetación del canuto, vislumbramos el principal pico de la sierra, cuyo apodo, el “Risco Blanco”, da nombre al sendero.

Las especiales condiciones meteorológicas de la zona, unida a las aguas fluviales que la riegan permiten la existencia de un tipo de vegetación de lo más peculiar, más cercana a la de una selva tropical. El importante nivel de humedad en el ambiente favorece el crecimiento de helechos y quejigos que por momentos desplazan a los clásicos alcornoques del parque.

De vez en cuando el grupo se paraba a contemplar los árboles centenarios que pueblan el canuto, de impresionante belleza.

En ciertas zonas, el denso bosque de quejigos y alcornoques se abría para darnos algunas panorámicas de la zona, pudiendo observar en este caso la parte del sur del valle, tras la cual ya se encuentra la zona del estrecho

En otros momentos, el Risco Blanco se asomaba entre las ramas para darnos una idea de nuestra orientación.

A medida que pasaba la tarde y más íbamos subiendo en paralelo al arroyo, más se iba cerrando el canuto y más oscuro se iba poniendo, incrementando la dificultad de la ruta.

Inevitablemente acabó llegando la noche, y junto a ella comenzaron a escucharse los sonidos de la berrea. Los ciervos machos de la zona, en un intento de marcar territorio y mostrar su potencial ante las hembras y posibles competidores, emiten roncos sonidos, especialmente durante la noche. La mejor manera de apreciar este imponente evento es en el silencio de la noche en medio del bosque, que también da lugar a instantáneas que en el bullicio de la ciudad es imposible apreciar.

Tras concluir la ruta, ya de noche, nos acercamos en coche hasta el Mirador de Ojén, para tener una visión más despejada de los alrededores. A ojo desnudo, la relativa lejanía de los centros urbanos nos permitió observar una cantidad increíble de cuerpos celestes…

… y otros elementos desarrollados por el hombre. En la siguiente foto, capturamos el cruce de dos satélites formando casi un ángulo recto perfecto, con un precioso telón de fondo estrellado.

Fue una gran experiencia disfrutar de la naturaleza en su estado salvaje y en una zona que tiene tanto por ofrecer. Como bien dice el lema de Mundo Posibilidades, el Campo de Gibraltar es un mundo en chiquitito pendiente de explorar.

Image

La carretera CA-2233 cruza el Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate, situado en el término municipal del mismo nombre. En esta ocasión os presentamos una ruta a pie que recorre el sendero de la Torre del Tajo.

Image

Este sendero, de unos 2km de longitud y sencillo recorrido, nos acerca a una de las torres costeras que se encuentran aún en pie en este parque natural. En particular se trata de la Torre del Tajo, que data del siglo XVI.

Image

El sendero, que comienza en un aparcamiento habilitado, es fácil de seguir durante todo el camino y nos permite disfrutar de la frondosa vegetación, consistente en un denso pinar, acompañado de enebros, que se sitúa en los bordes del acantilado que bordea el parque.

Image

La denominación oficial del sendero es SL-A 112, tal y como figura en las balizas de señalización durante todo el camino. Con este código es fácil encontrar información en la web de la Consejería de Medio Ambiente, que ofrece documentos como este folleto oficial.

Image

Según nos acercábamos a la costa, nos topamos con una densa niebla marítima que apareció de forma repentina.

Image

El Parque cuenta con varios cortafuegos dispuestos tanto de manera paralela como trasversal a la carretera, en muy buen estado de conservación.

Image

Una vez más cerca de la costa el sendero se une con el denominado Sendero del Acantilado (SL-A 111), de mayor longitud, que bordea en su totalidad el Parque Natural siguiendo la línea de la costa, por un camino habilitado.

Image

Este camino tiene una gran popularidad, muestra de ello fue la gran cantidad de senderistas que nos encontramos.

Image

Siguiendo dirección oeste llegamos a la Torre del Tajo.

Image

Con 13 metros de altitud, la Torre del Tajo es considerada la segunda de la provincia en cuanto a altitud. En su interior, una única estancia con una bóveda de más de seis metros comunica con la garita superior a través de una escalera de caracol. Es precisamente en la garita donde se refugiaba el torrero, encargado de vigilar y comunicar peligros mediante el uso de señales de humo y fuego.

Image

Al situarse en el punto más alto del Parque Natural, la torre deja a sus pies un impresionante acantilado con un mirador habilitado y unas impresionantes vistas.

Image

Image

Las aguas, de un increíble color turquesa, parecen vaticinar la llegada del verano y el buen tiempo.

Image

Image

Hacia el este divisamos Barbate, la Sierra del Retín, Zahara de los Atunes y el vecino Faro Camarinal, que ya visitamos el año pasado.

Image

Estas fechas, previas al calor más intenso del verano riguroso, son idóneas para llevar a cabo estos senderos. Si queréis obtener más información, os podéis dirigir a la web de Andalucía.org, donde encontraréis información sobre otros senderos, historia del Parque, etcétera.

Image

El GP de Jerez esta a la vuelta de la esquina, y dada la gran afluencia de motoristas que llegan a nuestra provincia os presentamos un par rutas moteras que os pueden ser de interés, para esos ratos entre carreras y entrenos.

Por la Sierra de Gibalbín, Espera y Bornos

Longitud aproximada: 83km. Tiempo aproximado: 1h30.

Esta ruta, que inicia su recorrido en la misma pedanía de Torre Melgarejo, donde se encuentra el circuito, recorre la CA-4011 cruzando el corazón de la Campiña de Jerez.

Image

Gracias a las poco frecuentes aunque intensas lluvias de las últimas semanas, en esta ruta te rodearas de verdes campos de cultivo que, si el tiempo acompaña, ofrecerán una estampa idílica digna de fotografiar.

Image

Justo al cruzar la barriada rural de Gibalbin pasamos temporalmente a carreteras sevillanas y llegan las curvas. Un interesante tramo que cruza el complejo endorreico de Las Cabezas, hasta llegar a un cruce que tomaremos dirección este para enbarcanos en otro tramo hasta llegar a Espera, que nos dará la bienvenida con el perfil del Castillo de Fatétar.

Image

Cruzaremos el pueblo hacia el este para engancharnos en otra interesante carretera de curvas con algunos cerros desde los que echar la vista atrás y apreciar el pueblo de Espera.

Este tramo tambien es bastante entretenido y revirado, y desemboca justo en la Sierra del Calvario, desde la que obtendremos vistas de la Sierra de Grazalema, Villamartín a la izquierda y Bornos y su embalse a la derecha.

El resto de la ruta es convencional grande hasta Arcos, y de ahí autovía hasta el circuito.

Bordeando Los Alcornocales y volviendo por pedanías

Longitud aproximada: 140km. Tiempo aproximado: 2h30.

De nuevo partimos del circuito de Jerez. Tras un pequeño tramo de autovía, rápidamente tomamos la salida de Jédula hasta llegar a Junta de los Ríos, pedanía de Arcos, donde podéis aprovechar para desayunar en la venta de igual nombre.

Image

De ahí, tomamos rumbo sur por la carretera Arcos – Medina hasta el cruce de Jerez, donde giraremos hacia el este hasta San José del Valle. Puede ser interesante parar en la Galp de la entrada para repostar, ya que ahora vienen bastantes kilómetros de curvas!

Image

Salimos de San José del Valle por el norte y entramos en una de las carreteras de curvas por excelencia de la provincia, que irá bordeando el Embalse de Guadalcacin por la orilla sur hasta llegar a Algar por el Puente del Picao.

Image

Tras cruzar el puente, seguiremos recto pasando la salida de Algar y también la subida al Embalse de los Hurones, para meternos de lleno en el Parque Natural de Los Alcornocales y empezar a disfrutar de las carreteras más reviradas de toda la provincia. La ruta nos llevará hasta el cruce del Puerto de Gáliz, que curiosamente pertenece al término municipal de Jerez. Allí, una de las ventas más visitadas por los moteros gaditanos.

Image

La ruta sigue hacia el sur, en bajada hasta llegar Alcalá de los Gazules. Se trata de un tramo muy revirado, con asfalto en no muy buenas condiciones, pero típico entre los moteros más picados de la provincia. Seguramente os encontréis con bastantes moteros, y la carretera es estrecha, por lo que es aconsejable extremar las precauciones.

Tras un rato encontraréis, seguramente con alivio, la localidad de Alcalá de los Gazules, de la que saldréis sin pasar por el núcleo urbano por la salida noroeste. Esta carretera, que llega hasta Paterna, tiene algunas curvas amplias y tramos ligeros que seguramente disfrutaréis después de lo tortuoso de la zona serrana. En Paterna podéis parar en la venta La Parada para tomar unas tapas.

Image

De Paterna saldréis por su salida noroeste, que se encuentra algo escondida. De nuevo volvemos a una carretera algo estrecha pero preciosa, que os llevará hasta la jerezana pedanía de Torrecera, una de las más grandes. Pasaréis junto a la abandonada Fábrica de Yesos del Guadalete, que visitamos una vez, y siguiendo todo recto llegaréis hasta la barriada rural de Lomopardo, de la que saldréis por el norte hasta Estella del Marqués y, finalmente, llegaréis al circuito de nuevo.