Cádiz en Moto

Image

La carretera CA-2233 cruza el Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate, situado en el término municipal del mismo nombre. En esta ocasión os presentamos una ruta a pie que recorre el sendero de la Torre del Tajo.

Image

Este sendero, de unos 2km de longitud y sencillo recorrido, nos acerca a una de las torres costeras que se encuentran aún en pie en este parque natural. En particular se trata de la Torre del Tajo, que data del siglo XVI.

Image

El sendero, que comienza en un aparcamiento habilitado, es fácil de seguir durante todo el camino y nos permite disfrutar de la frondosa vegetación, consistente en un denso pinar, acompañado de enebros, que se sitúa en los bordes del acantilado que bordea el parque.

Image

La denominación oficial del sendero es SL-A 112, tal y como figura en las balizas de señalización durante todo el camino. Con este código es fácil encontrar información en la web de la Consejería de Medio Ambiente, que ofrece documentos como este folleto oficial.

Image

Según nos acercábamos a la costa, nos topamos con una densa niebla marítima que apareció de forma repentina.

Image

El Parque cuenta con varios cortafuegos dispuestos tanto de manera paralela como trasversal a la carretera, en muy buen estado de conservación.

Image

Una vez más cerca de la costa el sendero se une con el denominado Sendero del Acantilado (SL-A 111), de mayor longitud, que bordea en su totalidad el Parque Natural siguiendo la línea de la costa, por un camino habilitado.

Image

Este camino tiene una gran popularidad, muestra de ello fue la gran cantidad de senderistas que nos encontramos.

Image

Siguiendo dirección oeste llegamos a la Torre del Tajo.

Image

Con 13 metros de altitud, la Torre del Tajo es considerada la segunda de la provincia en cuanto a altitud. En su interior, una única estancia con una bóveda de más de seis metros comunica con la garita superior a través de una escalera de caracol. Es precisamente en la garita donde se refugiaba el torrero, encargado de vigilar y comunicar peligros mediante el uso de señales de humo y fuego.

Image

Al situarse en el punto más alto del Parque Natural, la torre deja a sus pies un impresionante acantilado con un mirador habilitado y unas impresionantes vistas.

Image

Image

Las aguas, de un increíble color turquesa, parecen vaticinar la llegada del verano y el buen tiempo.

Image

Image

Hacia el este divisamos Barbate, la Sierra del Retín, Zahara de los Atunes y el vecino Faro Camarinal, que ya visitamos el año pasado.

Image

Estas fechas, previas al calor más intenso del verano riguroso, son idóneas para llevar a cabo estos senderos. Si queréis obtener más información, os podéis dirigir a la web de Andalucía.org, donde encontraréis información sobre otros senderos, historia del Parque, etcétera.

Image

El GP de Jerez esta a la vuelta de la esquina, y dada la gran afluencia de motoristas que llegan a nuestra provincia os presentamos un par rutas moteras que os pueden ser de interés, para esos ratos entre carreras y entrenos.

Por la Sierra de Gibalbín, Espera y Bornos

Longitud aproximada: 83km. Tiempo aproximado: 1h30.

Esta ruta, que inicia su recorrido en la misma pedanía de Torre Melgarejo, donde se encuentra el circuito, recorre la CA-4011 cruzando el corazón de la Campiña de Jerez.

Image

Gracias a las poco frecuentes aunque intensas lluvias de las últimas semanas, en esta ruta te rodearas de verdes campos de cultivo que, si el tiempo acompaña, ofrecerán una estampa idílica digna de fotografiar.

Image

Justo al cruzar la barriada rural de Gibalbin pasamos temporalmente a carreteras sevillanas y llegan las curvas. Un interesante tramo que cruza el complejo endorreico de Las Cabezas, hasta llegar a un cruce que tomaremos dirección este para enbarcanos en otro tramo hasta llegar a Espera, que nos dará la bienvenida con el perfil del Castillo de Fatétar.

Image

Cruzaremos el pueblo hacia el este para engancharnos en otra interesante carretera de curvas con algunos cerros desde los que echar la vista atrás y apreciar el pueblo de Espera.

Este tramo tambien es bastante entretenido y revirado, y desemboca justo en la Sierra del Calvario, desde la que obtendremos vistas de la Sierra de Grazalema, Villamartín a la izquierda y Bornos y su embalse a la derecha.

El resto de la ruta es convencional grande hasta Arcos, y de ahí autovía hasta el circuito.

Bordeando Los Alcornocales y volviendo por pedanías

Longitud aproximada: 140km. Tiempo aproximado: 2h30.

De nuevo partimos del circuito de Jerez. Tras un pequeño tramo de autovía, rápidamente tomamos la salida de Jédula hasta llegar a Junta de los Ríos, pedanía de Arcos, donde podéis aprovechar para desayunar en la venta de igual nombre.

Image

De ahí, tomamos rumbo sur por la carretera Arcos – Medina hasta el cruce de Jerez, donde giraremos hacia el este hasta San José del Valle. Puede ser interesante parar en la Galp de la entrada para repostar, ya que ahora vienen bastantes kilómetros de curvas!

Image

Salimos de San José del Valle por el norte y entramos en una de las carreteras de curvas por excelencia de la provincia, que irá bordeando el Embalse de Guadalcacin por la orilla sur hasta llegar a Algar por el Puente del Picao.

Image

Tras cruzar el puente, seguiremos recto pasando la salida de Algar y también la subida al Embalse de los Hurones, para meternos de lleno en el Parque Natural de Los Alcornocales y empezar a disfrutar de las carreteras más reviradas de toda la provincia. La ruta nos llevará hasta el cruce del Puerto de Gáliz, que curiosamente pertenece al término municipal de Jerez. Allí, una de las ventas más visitadas por los moteros gaditanos.

Image

La ruta sigue hacia el sur, en bajada hasta llegar Alcalá de los Gazules. Se trata de un tramo muy revirado, con asfalto en no muy buenas condiciones, pero típico entre los moteros más picados de la provincia. Seguramente os encontréis con bastantes moteros, y la carretera es estrecha, por lo que es aconsejable extremar las precauciones.

Tras un rato encontraréis, seguramente con alivio, la localidad de Alcalá de los Gazules, de la que saldréis sin pasar por el núcleo urbano por la salida noroeste. Esta carretera, que llega hasta Paterna, tiene algunas curvas amplias y tramos ligeros que seguramente disfrutaréis después de lo tortuoso de la zona serrana. En Paterna podéis parar en la venta La Parada para tomar unas tapas.

Image

De Paterna saldréis por su salida noroeste, que se encuentra algo escondida. De nuevo volvemos a una carretera algo estrecha pero preciosa, que os llevará hasta la jerezana pedanía de Torrecera, una de las más grandes. Pasaréis junto a la abandonada Fábrica de Yesos del Guadalete, que visitamos una vez, y siguiendo todo recto llegaréis hasta la barriada rural de Lomopardo, de la que saldréis por el norte hasta Estella del Marqués y, finalmente, llegaréis al circuito de nuevo.

Para celebrar la llegada de la primavera hicimos una pequeña ruta entre Arcos y Bornos, auspiciados por un día con un clima envidiable que nos dejó estampas de película.

Image

Tomando la autovía A-382, la siempre presente Sierra de Gibalbín nos servía para indicarnos el cambio de carretera a la altura de Arcos. En el primer plano de la foto, el cortijo de El Peral.

Image

Y hacia el este, justo tras abandonar la autovía, se levantó en la lejanía el Torreón de la Sierra de Grazalema, bajo un increíble manto de cúmulos. Justo abajo, la barriada arcense de El Santiscal, a orillas del embalse de Arcos.

Image

Y seguimos la ruta rumbo norte, tras cruzar la recta de los llanos de Don Pedro y San Andrés, conocido tramo de casi 4 kilómetros ausentes de curva alguna. Tras la subida, alcanzamos y cruzamos el bosque de pinos que puebla la tímida Sierra de Bornos, que también alberga un típico establecimiento de carretera de neones y señoras de compañía.

Image

Y a medida que empieza a descender la carretera, de nuevo nos saluda el perfil de la Sierra de Grazalema, esta vez aparentemente bañada por el embalse bornicho y, a los pies, el caserío de Bornos. En primer plano, el edificio de color tierra corresponde al Convento del Corpus Christi, que visitamos ese mismo día.

Image

Pero antes, a la llegada al pueblo, nuestra primera visita fue un viejo conocido, el Jardín del Castillo Palacio de los Ribera. En esta segunda visita pudimos acceder a la primera planta de la zona restaurada, en la que se ha ubicado una exposición sobre la historia y cultura de la localidad.

Image
Image

Además, desde los ventanales del piso es posible tener un punto de vista distinto del patio interior…

Image
Image

… y de la zona ajardinada, que sigue resultando espectacular.

Image

Es requisito indispensable dar un paseo por los jardines renacentistas, cuidadosamente mantenidos, que parecen transportarnos a otra época. Es de especial interés la importancia del agua en el jardín, contando con una alberca de importantes dimensiones.

Image

Tras la primera visita, la siguiente parada la hicimos en el ya citado Convento del Corpus Christi, a un par de calles del Castillo.

Image

Construido en el siglo XVI bajo la supervisión de D. Juan de Ribera, en la actualidad sirve como Instituto de Enseñanza Secundaria y se encuentra totalmente restaurado y modernizado.

Image
Image
Image

Sufrió bastante abandono durante los años, hasta encontrarse prácticamente en ruinas hace poco más de medio siglo. Afortunadamente, el Ayuntamiento compró el edificio y la Caja de Ahorros de Jerez se encargó de restaurarlo.

Image
Image

Tras la visita al convento (ahora Instituto), no quisimos abandonar la localidad sin antes casi mojarnos los pies en el embarcadero de Bornos, aprovechando las buenas vistas y el tiempo espléndido.

Image

Ya en el camino de vuelta, de nuevo la Sierra de Gibalbín nos indica que vamos por el camino correcto según bajamos de nuevo hacia Arcos.

Image

Para volver, decidimos descartar la autovía y volver por la A-389 hacia Medina, que nos regaló estampas como las siguientes.

Image
Image
Image

Ahora que la primavera está aquí, hay que aprovechar el buen tiempo al máximo y seguir conociendo los rincones de nuestra provincia.

Image