Cádiz en Moto

Ya en una ocasión anterior visitamos el Valle de Ojén haciendo senderismo, para subir al Canuto del Risco Blanco. Aquella vez lo hicimos parte a pie, y parte en coche, pero quedó la duda de si se podía hacer en moto. Lo cierto es que sí, pidiendo un permiso a la oficina del Parque de los Alcornocales es posible cruzar el carril, aunque probablemente en épocas de calor no sea tan fácil, al haber riesgo de incendio.

Una vez obtenido el permiso, la ruta se puede hacer en cualquier dirección, aunque en mi opinión es más bonito surcar el valle de este a oeste, saliendo desde la vía de servicio de la A-381 entre Jerez y Los Barrios. La salida a tomar es la 77 y el carril está bien señalizado al inicio. Cabe comentar que antiguamente esta pista estaba abierta al tráfico rodado, pero el mal uso que se le daba por usuarios que buscaban atajar a través del Parque de los Alcornocales desembocó en un deterioro de la pista. Su posterior rehabilitación vino acompañada de la restricción de paso, que en mi opinión veo positiva.

La pista es sencilla de recorrer, consistiendo en su mayor parte de carril de tierra compacta sin ninguna dificultad de paso, con algunos tramos totalmente asfaltados. El camino fue construido por batallones de presos políticos tras la guerra civil, y se puede dividir en dos tramos con una paisaje bastante cambiante.

El primer tramo atraviesa el Corredor Verde Dos Bahías y va paralelo al Arroyo del Tiradero. De este tramo surgen varios senderos peatonales que hacer, que parten de lo que antiguamente fuera la casa de Juan Carlos de Tiradero. El sendero del mismo nombre cruza varios bosques de ribera en galería, con vegetación típica de humedad.

Este punto cuenta con aparcamiento y asientos para tomar un descanso. La pronunciada curva en la que se encuentra se encuentra asfaltada, para facilitar sobre todo la circulación de vehículos de dos ruedas, por el riesgo de caída en curva en cuesta.

La señalética nos indica que estamos básicamente en el medio del camino, con Facinas a 15km al oeste, y Los Barrios a 14km al este. Otro panel informativo cuenta el origen del camino, atendiendo al Plan de fortificaciones de la orilla norte del Estrecho, ideado por el gobierno de Franco para fortificar la zona del Estrecho, al que también pertenecen otras numerosas edificaciones militares que también hemos visitado en el blog anteriormente (click aquí).


Seguimos avanzando y acabamos llegando al Mirador del Puerto de Ojén, con unas vistas impresionantes de la serranía colindante. Hacia el sur, la sierra de Luna y la Sierra de Ojén nos protegen del fuerte viento de levante que intentaba llegar desde el Estrecho, haciendo mover las nubes a una velocidad vertiginosa.

Hacia el norte, la Sierra del Niño, casi al pie del sendero. Tal y como indican los paneles, destacan en el paisaje los bujeos, zonas abiertas de pastos donde la especie dominante es el acebuche, con las grandes masas de alcornoques y quejigales en las zonas más húmedas y umbrías.

El fuerte viento de levante daba lugar a efímeros pero increíbles paisajes en los que los rayos de sol cruzaban por las rendijas que las abundantes nubes dejaban al moverse.

Avanzando en el camino, según llegábamos al embalse de Almodóvar íbamos perdiendo la cobertura de la serranía y el viento se iba poniendo cada vez más insoportable. No es de extrañar que el parque eólico de “El Cabrito” sea capaz de generar 36 MW de potencia con los aerogeneradores.

La intención era enganchar con la CA-9210 en dirección sureste hacia el Santuario de Ntra. Sra. de La Luz, pero el intenso viento no nos dejaba más remedio que alejarnos de la costa y emprender el camino de vuelta a Cádiz.

Seguimos descubriendo pistas. En esta ocasión, yendo hacia Tarifa, en vez de tomar la aburrida N-340 decidimos coger el camino agrícola que une Benalup y Facinas. La ficha del sendero se encuentra en la web de la Diputación.

Desde Benalup, justo al inicio de la carretera hacia el embalse del Celemín se encuentra la salida a la pista, fácilmente identificable por estar señalizada con indicaciones para llegar a la presa del Celemín. Apenas el primer kilómetro está asfaltado, dejando paso a la pista de tierra compacta.

A ambos lados del camino se suceden los cultivos de regadío, como el arroz, el algodón y la remolacha. Gran parte de la superficie que cruza la pista pertenece al complejo agrícola Las Lomas.

En general, la superficie de la pista es muy buena. La F800GS con los neumáticos Michelín Anakee 3 de serie se comportó bien, a pesar de ser neumáticos con pocas capacidades offroad.

En cuanto dejamos atrás las vecindades del Embalse del Celemín empiezan a surgir las vistas de las sierras del Parque de los Alcornocales, con las sierras Blanquilla, Sequilla y del Niño como telones de fondo.


De los aproximadamente 26 kilómetros de la pista, los últimos kilómetros tienen un firme mucho peor que el resto. Esto, unido a la poca experiencia en conducción offroad y el llevar montados unos neumáticos más bien asfálticos dieron lugar a lo esperado…

Abajo… Y arriba! #Cádiz #Andalucia #Andalusia #Turismo #Tourism #Viajar #Travel #Experience #Spain #Sunny #Mountains #Beach #Travel #bmw #f800gs #moto #motorcycle #rutas #trips #tarifa

Una publicación compartida de Cádiz en Moto (@cadizenmoto) el

Afortunadamente la caída fue a baja velocidad y sobre tierra. Simplemente sacudirse un poco, levantar la moto, que solo sufrió el tener el manillar algo torcido, y a seguir el camino.

Según nos acercábamos más a la zona del Estrecho empezaban a surgir aerogeneradores para aprovechar la fuerza del viento de levante. Además, funcionan bien como fondo para las fotos.

Sufriendo bastante en los últimos kilómetros por lo rota que estaba la pista y también por el cansancio, se agradeció llegar por fin a la carretera de Facinas, donde un panel informativo ofrece información sobre la pista, que también es Itinerario Ecuestre oficial con el indicador IE-027.2. Tenéis más información en la web oficial de Turismo Ecuestre Español.

Para reponer fuerzas de cara a la vuelta a casa tomamos unas tapas en el Ventorrillo El Nene, justo en la entrada del pueblo. Tras descansar un poquillo y tomamos el camino vuelta a casa, esta vez por asfalto.


Durante el puente de mayo aprovechamos el buen tiempo para hacer una salida de día completo para investigar posibles rutas offroad que afrontar con la nueva F800GS, en el entorno de la comarca de La Janda.

La primera parte de la ruta transcurrió en la vejeriega pedanía de Patría, situada en el cerro que le da nombre a unos nada desdeñables 200 metros de altura.

La curiosidad por conocer esta zona surgió de las idas y venidas por la A-48, de tanto ver torres de comunicaciones y diseminados en los cerros al norte de la carretera. Habíamos visitado en alguna ocasión la pedanía de La Muela y su popular pizzería en la curva, pero desconocíamos Patría.

Tras tomar la salida 30 y dirigirnos dirección La Muela, al poco, tomamos el desvío hacia el norte y empezamos a subir al cerro. Se iban sucediendo unifamiliares diseminados entre los que se intuían las vistas que, finalmente, se abrieron ante nosotros al llegar a un merendero asediado de manzanilla.

Coincidiendo con la hora del almuerzo, hicimos la parada correspondiente y aprovechamos para tomar un tentempié disfrutando de unas increíbles y casi interminables vistas de la comarca, siendo perfectamente visible Conil, Chiclana y los principales accidentes geográficos cercanos a la costa oeste, como la Sierra de Gibalbín.

Después de disfrutar un buen rato de la tranquilidad de la zona, solo interrumpida muy de cuando en cuando por el coche de algún lugareño, seguimos la ruta dirección norte.

Tras girar hacia el este, una cuesta hacia abajo nos dejó ver esta impresionante estampa a cuatro profundidades, con el bosque de Las Utreras en primer plano, Vejer en la altura, las impresionantes playas de Zahara más atrás y la geográfica africana como telón de fondo.

Avanzando el camino hacia delante seguimos llegamos a cruzar la pedanía de Los Parralejos, finalmente desembocando en la carretera A-396 que une Vejer y Medina.

La segunda parte de la ruta tuvo lugar más cerca de la costa, entre los municipios de Vejer y Barbate. Tras desembocar en la Barca de Vejer y poner dirección a la costa, a medio camino decidimos tomar la subida este de Vejer, en la que anualmente tiene un lugar un rally que aprovecha las cerradas curvas del trazado.

Una vez arriba, nos encontramos con la celebración de la feria de Vejer, por lo que el pueblo rebosaba vitalidad por todas las calles. Rodeamos, como pudimos, hasta el extremo oeste del pueblo y nos metimos en el camino de tierra para hacer la conocida como Ruta Buenavista, por el nombre del cerro que cruza.

Esta ruta, que es muy popular entre ciclistas y senderistas, cruza toda la zona sur del municipio de Vejer y avanza entre numerosos aerogeneradores situados a casi 200 metros sobre el nivel del mar. Las vistas, por tanto, son impresionantes, con una visión clara de las playas de Zahara a un lado, y Los Caños al otro.

Según avanza la ruta y entramos en el entorno del Parque de la Breña, tomamos las indicaciones que nos llevan hasta el Palomar de la Breña, una antigua hacienda del siglo XVIII ahora reconvertida en hotel rural, que cuenta cono de los tres palomares más grandes de Europa.

Entrando en el hotel y pasando la recepción accedemos al propio palomar, con centenares de huecos en las paredes que sirven como habitáculo para las aves que allí se criaban. Al parecer, la cría de palomas en la comarca tuvo un papel muy importante junto a la explotación agrícola, ya que los excrementos de las palomas servían como abono para los cultivos de la zona.

Finalizada la visita al palomar, seguimos bajando hacia el Parque de la Breña, parándonos en una de las varias áreas recreativas que ofrece el entorno. En particular, en este caso paramos en el área recreativa El Jarillo, que cuenta con bastantes comodidades para hacer un buen almuerzo de pícnic a la sombra de algún pino piñonero.

Tras cruzar longitudinalmente el parque hasta su ecuador, lo recorrimos transversalmente hacia el este hasta llegar a Barbate, pasando luego a Zahara de los Atunes y subiendo por el lado oriental de la Sierra de Retín hasta la N340, lo cual nos lleva al punto de salida de la tercera parte de la ruta: Facinas.

De esta pedanía tarifeña nacen varias rutas de corte offroad: hacia el Norte, ya sea cruzando el embalse de Almodóvar (que ya visitamos en otra ocasión) hacia el Valle de Ojén o hacia la Ermita de Ntra Sra de La Luz, y hacia el Este, por una pista que corona la Sierra de Fates y Salaviciosa..

La pista sobre la Sierra de Fates tiene en su punto intermedio un puesto de vigilancia forestal que, según nos dijo un lugareño, es de acceso libre. En la siguiente foto, tomada desde la falda sur de la sierra, se puede ver el puesto en el centro de la imagen.

También cuenta la pista con una estación de despegue de vuelo libre, similar a la que encontramos el mes pasado en la Sierra de Líjar en Algodonales. Podéis encontrar más información en la web de la Consejería de Turismo. Las vistas durante la subida son espectaculares.

Como todavía tenemos ruedas de carretera en la F800GS no nos quisimos adentrar más en el camino, pero definitivamente nos apuntamos la ruta para cuando tengamos algo más campero montado.

Para concluir la ruta, seguimos la línea de la costa dirección Tarifa, con para obligatoria en el Mirador del Estrecho, que ese día lucía unas vistas esplendorosas.

Las vistas desde el mirador nos recordaron las muchas pistas que aún siguen vírgenes (al menos para nosotros!) en la basta extensión entre Tarifa y Algeciras, como por ejemplo la ruta a la Torre de Guadalmesí que hicimos en 2015.


Pasado el mirador, hicimos una pequeña parada en El Bujeo, pequeña pedanía algecireña que sirve como punto de salida de varias rutas senderistas hacia la sierra, como por ejemplo la subida a los populares Bosques de Niebla.

Para terminar la ruta, nuestra intención era reconocer algunas entradas a rutas que partían de la vía de servicio de la autovía Jerez – Los Barrios, pero curiosamente nos encontramos allí con una romería.


Después de que cruzaran los romeros, llegamos a la entrada del carril a la finca Zanona, que sirve como punto de inicio a la ruta del Canuto de Valdeinfierno, que discurre por el Corredor Verde Dos Bahías. Como se nos echaba la noche encima, apuntamos la ubicación en el mapa para volver, para la próxima!