Cádiz en Moto

Ya en una ocasión anterior visitamos el Valle de Ojén haciendo senderismo, para subir al Canuto del Risco Blanco. Aquella vez lo hicimos parte a pie, y parte en coche, pero quedó la duda de si se podía hacer en moto. Lo cierto es que sí, pidiendo un permiso a la oficina del Parque de los Alcornocales es posible cruzar el carril, aunque probablemente en épocas de calor no sea tan fácil, al haber riesgo de incendio.

Una vez obtenido el permiso, la ruta se puede hacer en cualquier dirección, aunque en mi opinión es más bonito surcar el valle de este a oeste, saliendo desde la vía de servicio de la A-381 entre Jerez y Los Barrios. La salida a tomar es la 77 y el carril está bien señalizado al inicio. Cabe comentar que antiguamente esta pista estaba abierta al tráfico rodado, pero el mal uso que se le daba por usuarios que buscaban atajar a través del Parque de los Alcornocales desembocó en un deterioro de la pista. Su posterior rehabilitación vino acompañada de la restricción de paso, que en mi opinión veo positiva.

La pista es sencilla de recorrer, consistiendo en su mayor parte de carril de tierra compacta sin ninguna dificultad de paso, con algunos tramos totalmente asfaltados. El camino fue construido por batallones de presos políticos tras la guerra civil, y se puede dividir en dos tramos con una paisaje bastante cambiante.

El primer tramo atraviesa el Corredor Verde Dos Bahías y va paralelo al Arroyo del Tiradero. De este tramo surgen varios senderos peatonales que hacer, que parten de lo que antiguamente fuera la casa de Juan Carlos de Tiradero. El sendero del mismo nombre cruza varios bosques de ribera en galería, con vegetación típica de humedad.

Este punto cuenta con aparcamiento y asientos para tomar un descanso. La pronunciada curva en la que se encuentra se encuentra asfaltada, para facilitar sobre todo la circulación de vehículos de dos ruedas, por el riesgo de caída en curva en cuesta.

La señalética nos indica que estamos básicamente en el medio del camino, con Facinas a 15km al oeste, y Los Barrios a 14km al este. Otro panel informativo cuenta el origen del camino, atendiendo al Plan de fortificaciones de la orilla norte del Estrecho, ideado por el gobierno de Franco para fortificar la zona del Estrecho, al que también pertenecen otras numerosas edificaciones militares que también hemos visitado en el blog anteriormente (click aquí).


Seguimos avanzando y acabamos llegando al Mirador del Puerto de Ojén, con unas vistas impresionantes de la serranía colindante. Hacia el sur, la sierra de Luna y la Sierra de Ojén nos protegen del fuerte viento de levante que intentaba llegar desde el Estrecho, haciendo mover las nubes a una velocidad vertiginosa.

Hacia el norte, la Sierra del Niño, casi al pie del sendero. Tal y como indican los paneles, destacan en el paisaje los bujeos, zonas abiertas de pastos donde la especie dominante es el acebuche, con las grandes masas de alcornoques y quejigales en las zonas más húmedas y umbrías.

El fuerte viento de levante daba lugar a efímeros pero increíbles paisajes en los que los rayos de sol cruzaban por las rendijas que las abundantes nubes dejaban al moverse.

Avanzando en el camino, según llegábamos al embalse de Almodóvar íbamos perdiendo la cobertura de la serranía y el viento se iba poniendo cada vez más insoportable. No es de extrañar que el parque eólico de “El Cabrito” sea capaz de generar 36 MW de potencia con los aerogeneradores.

La intención era enganchar con la CA-9210 en dirección sureste hacia el Santuario de Ntra. Sra. de La Luz, pero el intenso viento no nos dejaba más remedio que alejarnos de la costa y emprender el camino de vuelta a Cádiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *