Cádiz en Moto

Tras casi cuatro años de blog, toca pasar página y lanzar un fundido “a gris”, que no a negro. Han sido cuatro años de grandes descubrimientos, de muchos kilómetros en moto (más de 70.000) y de muchísimos rincones descubiertos en nuestra provincia. Todo este tiempo he hecho algo que me gusta, que es salir en moto a descubrir sitios nuevos de Cádiz, y lo he intentado documentar lo mejor posible, tal y como me hubiera gustado encontrarlo a mí.

Ha sido un viaje interesante e intenso, de cientos de kilómetros semanales que he disfrutado mucho, a veces solo y a veces en buena compañía. Un viaje a lomos de diferentes motos, cada una con sus ventajas y sus inconvenientes. Primero, rodando en la Honda NC700S, una moto muy capaz que supuso mi bautizo motero, con unas prestaciones a la altura de motos de mayor envergadura y una idiosincrasia propia que no dejaba indiferente a nadie.

Más tarde, a lomos de la BMW F800GS, pude saborear una faceta totalmente nueva del motociclismo, permitiéndome adentrarme en caminos de tierra que me dieron acceso a rincones aún más especiales, si cabe, de nuestra provincia gaditana. Fue breve, menos de un año, pero intensa la experiencia con esta BMW, que a buen seguro seguirá disfrutando su nuevo dueño.

Lamentablemente estos cuatro años de Cádiz en Moto también han tenido sus sombras. Desde el comienzo el proyecto tuvo una proyección sin ánimo de lucro, con el único interés de compartir las rutas y lugares que visitábamos, aún conllevando una inversión de tiempo y dinero relevante. A pesar de ello, y bajo mi opinión, el proyecto sufrió la indiferencia de gran parte de la comunidad motera, no sé si por el enfoque más bien turístico del blog o por no haber sabido promocionarlo desde un enfoque apropiado. Buena muestra de ello es que tras cuatro años ni siquiera llegamos a los 1000 likes en la página de Facebook.

En algunos casos, incluso, el blog fue incluso recibido con negatividad, hasta llegar al punto de que algún grupo motero gaditano me llegó a acusar de pretender “adueñarme” de las rutas moteras que publicaba.

En cualquier caso, el balance sigue siendo totalmente positivo, y es por ello que quiero que esto no suponga un punto y final, sino un fundido a gris que en un futuro espero poder continuar, cuando las circunstancias sean mejores.

Muchas gracias a todos por estar ahí.

Un comentario

  • JOSE

    No tengo moto. Ni intención de hacerme con una pero me daba igual. Sigo tu blog por un interés común que creo que compartimos: disfrutar y conocer los rincones y la historia de nuestro entorno. Y por las fotografias. Los me gustas son irrelevantes y algunos comentarios también. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *