Cádiz en Moto

¡El verano está llegando a pasos agigantados! Para aprovechar el buen tiempo, este último fin de semana decidimos visitar Gibraltar. Pero antes, lógicamente, tuvimos que desayunar. Esta vez desayunamos en el Hotel Las Grullas de Benalup. Por muy poco dinero nos pusieron un desayuno completísimo, hasta una tortilla!

Img

Tras salir de allí tomamos rumbo norte, cruzando el precioso Embalse del Celemín hasta desembocar en la autovía Jerez – Los Barrios. Desde allí empezamos a buscar Gibraltar, porque no había ninguna indicación par allegar hasta estar casi al lado del territorio inglés.

Como sabréis, Gibraltar es un territorio británico situado en la bahía de Algeciras y su principal atractivo turístico, el peñón de Gibraltar, cuenta con una importante afluencia de visitantes debido a su imponencia y puntos de interés. Al ser domingo no tuvimos que esperar nada para entrar, aunque se agradecería algo más de amabilidad de parte de los policías nacionales de la entrada, nada que ver con la simpatía de los policías británicos.

Se dice que el peñón se identifica con la columna norte de las Columnas de Hércules, que en la mitología representaban la última frontera del mundo conocido. Por otro lado, ya en territorio africano, el Yebel Musa suele considerarse como la columna sur, visible en el centro de la siguiente foto.

Img

La subida al peñón es bonita por las increíbles vistas de la bahía y del continente vecino. Recientemente han establecido unas tarifas de acceso, en mi opinión abusivas. Dos adultos y un vehículo, más de 30€. Si vas andando y no visitas las cuevas, 1€ por adulto. Suerte si subes andando. Nosotros íbamos en plan barato, así que subimos andando (yo me quedé a mitad de camino). En otra ocasión pasaremos por el aro y pagaremos para ver las cuevas.

Img

Al ir en domingo la ruta comercial, situada a lo largo de la Calle Real estaba desierta. Las tiendas, que durante la semana ofrecen productos de toda clase a precios más competitivos que en España, estaban cerradas. Estuvimos almorzando en la plaza principal de la ciudad (Casemates’ Square) y luego decidimos abandonar la superpoblación del centro y rodear la península con la moto. Lo cierto es que este camino es lo que más nos gustó de Gibraltar.

Img

En el límite austral del territorio se encuentra Punta Europa, una preciosa zona de recreo que, con buen tiempo, es todo un disfrute. La zona cuenta con un faro y, curiosamente, dos edificios religiosos situados a pocos metros: una mezquita y una iglesia católica.

Img

El día estaba muy despejado y las vistas eran espectaculares, pudiéndose ver la línea montañosa de la costa africana.

Img

Con esto, decidimos concluir nuestra visita. La salida fue rápida, aunque la señalización no es la mejor. De hecho un guardia civil nos llamó la atención porque al parecer había un carril habilitado para motos que no alcanzamos a ver. En definitiva, si queréis visitar Gibraltar y no tenéis intención de comprar nada, id en domingo. Así os ahorráis las kilométricas colas de entrada y salida.

Parece que el buen tiempo está empezando a arrancar, aunque aquí en Cádiz ha venido acompañado de un fin de semana de fuertes vientos de levante., sobre todo cerca de la costa. Por eso, para nuestra salida de este sábado 8 de marzo decidimos ir tierra adentro a la aventura. La ruta que seguimos (o mejor dicho, que «fue surgiendo») es la siguiente:

Salimos de Cádiz y llegamos, por la ap4 hasta la salida de Paterna, pero esta vez nos dirigimos hacia el norte en dirección a El Portal. No llegamos a entrar en la pedanía jerezana, sino que continuamos por la carretera, cruzando el conocido Lomopardo, Estella del Marqués y Torremelgarejo (cuyo artículo en la Wikipedia está ilustrado con una foto que hice en 2011, por cierto).

A partir de ahí nos embarcamos en un relajado camino de curvas suaves, colinas y algunas lagunas. Atravesamos la barriada rural de Gibalbín, ya en el límite de la provincia, y nos adentramos un poco en Sevilla para tomar una merendola en Venta de Alonso.

Tras esto, volvimos un poco hacia atrás y tomamos el desvío hacia Espera. La carretera hasta llegar al pueblo es una gozada, tranquila pero con agradables curvas para la moto.

En Espera nos esperaba la cabalgata de carnaval. Con lo pequeño del pueblo, la avenida principal y algunas calles aledañas estaban cortadas, por lo que decidimos ir a visitar lo principal: el Castillo de Fatetar, situado en el punto más alto de la localidad, desde donde se puede ver la población entera.

La subida al castillo es dura, lo mejor es dejar el vehículo al pie e ir andando. Una vez arriba la vista es impresionante. Al parecer la Ermita, principal cara visible del castillo, tiene más de 1100 años de antigüedad.


Desde el lateral de la cima, mirando al oeste se suceden verdes colinas de terrenos casi vírgenes que se extienden hasta El Cuervo y Lebrija.

Tomamos la salida este del pueblo (CA-402) y encontramos una divertida y revirada carretera que lamentablemente no pudimos disfrutar mucho porque se estaba haciendo ya de noche pero que sin duda es de interés motorístico, porque en los escasos 8km contamos hasta 6 motoristas en dos grupos, más de los que habíamos visto en todo el resto del día.

Bajando a Bornos nos paramos por última vez para contemplar la imponente vista que se nos presentaba, con el embalse de Bornos en el primer plano, Bornos a la derecha, Villamartín y el Coto de Bornos a la izquierda, y como telón de fondo la impresionante sierra de Grazalema con el Pico del Pinar en el centro. Podéis encontrar más información en el interesante blog Entorno a Jerez. La siguiente foto la tomamos justo desde aquí.

Tras las pertinentes fotos panorámicas, decidimos volver a Cádiz. Si bien hasta ahora no habíamos notado el levante por haber tomado carreteras secundarias interiores, al montarnos en la autovía el viento nos dio con toda la fuerza y la vuelta se nos hizo un poco pesada. Pero llegamos!

Hasta la próxima.

En una de las últimas salidas, en la que visitamos Chipiona y Sanlúcar, nos quedamos con las ganas de visitar el municipio vecino de Trebujena, por lo que este fue nuestro primer destino en la salida del sábado 22 de febrero.

A mitad de camino entre Jerez y Trebujena se encuentra el barrio rural de Mesas de Asta, en el que se encuentra el yacimiento de la antigua ciudad de Asta Regia.

Image

Image

Una vez llegados a Trebujena lo primero que nos encontramos la Ermita de Ntra. Sra. de Palomares, del siglo XVI y XVII y estilo mudéjar.

Image

La siguiente parada fue el Castillo de Trebujena. Es una pena que hayan edificado tanto alrededor del castillo y apenas se pueda ver la fachada desde uno de los laterales.

Image

El siguiente paso fue acercarnos a la plaza principal del pueblo, la Plaza de España, en la que los sábados ponen un mercadillo que se extiende también por las calles aledañas.

Image
Image

En esta misma plaza se encuentra el edificio del ayuntamiento.

Image

Dimos un par de vueltas más por el municipio, visitando la zona oeste, en la que hay un instituto de secundaria con unas vistas increíbles. Abandonamos el pueblo por el noreste y visitamos el municipio vecino de Lebrija, ya provincia de Sevilla.

Image

Como solo hacíamos la visita de pasada decidimos visitar un punto en el que ya había estado en otra ocasión, la colina en la que se enclava la Ermita del Castillo.

Image

Desde ahí, las vistas de la localidad son impresionantes, sobre todo mirando hacia el este contemplando el casco antiguo.
Image

Para que nos cogiera bien la hora de comer salimos de la localidad, no sin antes prometer volver, y tomamos dirección Villamartín. Para el almuerzo íbamos a tiro hecho a un bar que ya hemos visitado otras veces: la Peña Galguera, en la avenida de la Coronación. Súper recomendado, los precios son absurdos para la cantidad de comida que ponen y tienen un salón interior que sorprende por lo recio del exterior del local.

Image

Tras llenar el buche nos fuimos a ver los puntos de interés de la localidad. Estuvimos antes revisando qué sería lo más interesante de mirar y concluimos que lo principal se ubicaba en los alrededores de la plaza del ayuntamiento.

Image
Image

En la misma plaza se encuentra el mercado de abastos.
Image

Y subiendo un poco más descubrimos la Iglesia de Ntra Sra de las Virtudes.

Image

A partir de aquí empezamos a improvisar un poco por la provincia, sin bajarnos de la moto, solo mirando el paisaje. Bajamos hacia el sureste hasta llegar a Prado del Rey, y luego seguimos aún más abajo hasta El Bosque. Allí nos ocurrió una cosa muy curiosa. Al ir a salir vimos de lejos una moto de la misma familia que la mía, y luego dos, tres… ¡Demasiada casualidad! Se trataba de una quedada del foro Eneceros.es, que llevaban un tiempo organizándola y a mí se me pasó por completo. Si me hubiese acordao nos habríamos apuntado! En fin, os dejo el vídeo del breve encuentro.