Cádiz en Moto

Imgur

La madrugada del 25 al 26 de julio se celebró la IV KDD Al Alba, en la que se hace una ruta al Puerto de las Palomas, en Grazalema, desde donde se espera a la salida del sol. La jornada comenzó con la salida desde Jerez a las 4:00.

Imgur

El camino de ida fue bastante tortuoso. Tras salir de Jerez y llegar a Arcos por la autovía, la organización decidió no coger la carretera Arcos – El Bosque, que es la forma más directa de llegar, sino que decidieron dar un enorme rodeo por Bornos, Villamartín, Algodonales y Zahara. Esto obligó a tener que subir por la carretera CA-9104, una de las más peligrosas de toda la provincia, en plena noche y con muchas motos en camino. Un riesgo, en mi opinión, innecesario. Además se hicieron rodeos que incrementaron aún más la longitud del ya largo camino, como rodear el embalse de Zahara en lugar de tomar la entrada norte del pueblo. Francamente, la edición del 2014 tuvo un recorrido mucho mejor planteado.

De cualquier modo, una vez llegados al punto y tras subir los bastantes metros de desnivel, nos esperaban las increíbles vistas del puerto de montaña.

Imgur

Hacia el este se divisaban las luces de Ronda, con la serranía al fondo.

Imgur

También al este, un poco más escondida, algunas edificaciones de Grazalema junto a su pequeño embalse.

Imgur

Al noroeste, el embalse de Zahara – El Gastor y los municipios que lo rodean, con Algodonales en la falda de la Sierra de Líjar.

Imgur

En la bajada, las sombras de los cerros iban desapareciendo poco a poco.

Imgur

Imgur

En la costa oeste de Málaga, creciendo en el municipio de Estepona se encuentra Sierra Bermeja, una cadena montañosa de imponente tamaño y peculiar aspecto, debido principalmente a un tipo de rocas de origen volcánico llamadas peridotitas.

Imgur

En particular, en el extremo suroeste se encuentran Los Reales de Sierra Bermeja, un paraje natural que puede visitarse subiendo por la carretera MA-557 desde Estepona:

A mitad de camino, en el cruce entre Genalguacil y Jubrique se encuentra el desvío para subir a la zona de Los Reales. Una pequeña carretera da acceso a una explanada desde la que podemos empezar a contemplar las impresionantes vistas de la zona, llegando a distinguirse Marbella, San Pedro de Alcántara y algo de Mijas.

Imgur

Desde este punto es posible seguir recto hacia un área recreativa con algunos establecimientos y un sendero.

Imgur

Pasando el área recreativa llegamos a la Plazoleta de Salvador Guerrero, donde es posible dejar el vehículo.

Imgur
Imgur

Desde ahí comienza el pequeño sendero del mismo nombre, que lleva hasta un mirador.

Imgur

Volviendo atrás sobre nuestros pasos hasta la explanada de acceso, los carteles nos indican la ruta de subida hasta la cima del Pico de los Reales

Imgur

El problema es que esta subida hasta el pico se encuentra en muy mal estado, y la carretera solo es practicable con vehículos preparados para terrenos de grava y tierra suelta.

Imgur

Si contravenimos el sentido común y subimos en vehículo, o lo hacemos andando, será posible llegar hasta zonas de poca inclinación que podemos hacer a pie para llegar a disfrutar de estas vistas a más de 1400 metros de altura.

Imgur

Imponente en medio del paisaje el Peñón de Gibraltar y la Bahía de Algeciras.

Imgur

En la bajada se suceden los impresionantes paisajes tanto hacia el lado oriental como el occidental de la costa.

Imgur

Imgur

Una vez visitada la zona, volvimos a bajar por la misma carretera hacia Estepona, parando a mitad de camino para contemplar la montaña que previamente habíamos coronado.

Imgur

El resto de la tarde lo pasamos visitando Marbella, dándonos un chapuzón en Puerto Banús y, finalmente, volviendo a casa al atardecer.

Imgur

Mención especial la cena que tuvimos en el Restaurante Venta Pinto, en la barca de Vejer, impresionante la hamburguesa de retinto y la de atún que nos sirvieron.

Imgur

El pasado domingo 31 de mayo, la Base Aérea de Morón, en la provincia de Sevilla, organizó un día de puertas abiertas. La intención era buena, pero la puesta en práctica fue regular. Al llegar, varios kilómetros de retenciones con coches intentando entrar nos auguraban ya el escenario.

Imgur

Al parecer, la previsión del Ejército del Aire en cuanto a asistencia no fue adecuada, por lo que se formaron unas colas kilométricas, y al final sobre las 13:00 cerraron el acceso, sin dejar entrar a nadie más, aún a pesar de que había gente saliendo hacia fuera. Lo peor de todo es que la Guardia Civil que estaba controlando el acceso no tenía ni idea de la evolución de la situación, e informó en varias ocasiones de que el acceso se volvería a abrir más tarde, cosa que no ocurrió en todo el transcurso del evento.

Al final, los curiosos que a pesar de no poder entrar quisieron llevarse un recuerdo se parapetaron en las ruinas de la Estación del Coronil, que se encuentra en un estado deplorable, incluso con animales muertos dentro.

Imgur

Desde lo que antiguamente fuera el andén de la estación, los curiosos pudieron ver algunas de las exhibiciones aéreas.

Imgur

La Patrulla Águila, ajena al descontrol que reinaba en tierra, hizo gala de su capacidad para el control de estos aparatos en formaciones de hasta 6 aviones.

Imgur

Tras esperar un tiempo prudencial, decidimos almorzar en la propia población de Morón. Después de comer volvimos a probar suerte, pero los Guardias Civiles de la entrada de la base se desdijeron de sus palabras previas y nos dijeron que no iban a dejar entrar a nadie más, aún a pesar de haber aforo suficiente. En definitiva, nos quedamos con las ganas y hubo mucha gente que se pegó varias horas de caravana para nada.

Con ello, continuamos el plan del día, que pasaba por visitar el Castillo de las Aguzaderas, al sur de El Coronil.

Imgur

Rodeado de campos de girasoles recién florecidos y curiosamente situado en una depresión en lugar de la habitual elevación en la que se colocan estas edificaciones, el castillo de Las Aguzaderas debe su nombre a su cometido: la defensa de la Fuente de las Aguzaderas. Allá por el siglo XIV, el manantial era una importante fuente de recursos en la zona, por lo que su defensa era primordial. Podéis leer más sobre la historia del castillo en blogdruta.com.

Imgur

El estado general del castillo es muy bueno, debido a la importante restauración que sufrió en los años 60 y a su ubicación alejada de centros urbanos, lo que evita los vandalismos.

Imgur

El acceso al castillo es libre y su única entrada, situada en la pared oeste, da paso al imponente patio de armas, en el que aún se puede distinguir la base de roca sobre la que se construyó el castillo.

Imgur

El castillo cuenta con torres de planta cuadrada en cada una de las cuatro esquinas, dos torres circulares en los laterales y una imponente torre del Homenaje de dos niveles.

Imgur

La subida a la torre del homenaje es muy angosta, especialmente la segunda escalera hacia la azotea, pero merece la pena por las vistas del conjunto.

Imgur

Imgur

Imgur

Para acceder a las torres secundarias hay que subir por una escalerilla junto a la entrada del castilo, que da acceso a las almenas de defensa.

Imgur

Imgur

Tras la visita al castillo, emprendimos el camino de regreso, haciendo una parada en Zahara de la Sierra para refrescarnos en el embalse y tomar algo en el pueblo.

Imgur

Lamentablemente tuvimos un pequeño accidente al salir del pueblo que, aunque fue leve, nos obligó a llamar a la grúa, dado que el manillar de la moto quedó torcido.

CádizEnMoto es un proyecto sin ánimo de lucro en el que no contamos con patrocinadores ni ninguna financiación externa que nos permita sufragar los gastos que supone documentar esta magnífica provincia, así que si te gustan los contenidos de la web, considera hacer un donativo usando el siguiente enlace:



Imgur

Intentaremos tener la moto lista cuanto antes para poder seguir disfrutando de nuestras tierras!