Cádiz en Moto

Desde que en mayo vendiese la NC700S, en Cádiz en Moto hemos estado buscando montura. La cosa quedó entre dos candidatas, la África Twin y la F800GS. Al final el mayor precio de la Honda, los problemas de primera hornada que están saliendo y una brutal ocasión hicieron que nos decantásemos por la BMW, aquí la tenéis. Oficialmente, es una BMW F800GS 2017, edición GS Trophy, full equip! Espero que os guste!













Como muchos sabréis, la moto en la que hasta ahora hemos hecho los viajes de Cádiz en Moto ha sido la Honda NC700S ABS, una naked muy versátil, gran facilidad de conducción y un consumo bajísimo. Como todo en la vida, la NC700S tenía sus limitaciones, siendo la mayor sus 47cv de potencia, que la hacían poco adecuada para viajes por autovía yendo en pareja y con equipaje. Por ello, aprovechando el calor y con gran dolor de corazón, en mayo vendimos la Honda con la intención de pasarnos a un trail, para ganar en potencia, comodidad y tener la posibilidad de hacer algunas pistas off-road que muchas veces nos hemos quedado con las ganas de hacer.

Tras la venta nos planteamos la compra de la nueva moto, pero diferentes cuestiones personales y el complicado panorama económico reinante han estado retrasando la decisión, y ya llevamos 6 meses sin moto! Para decidirnos, redujimos el catálogo de posibles motos a tres modelos, que os presentamos en orden de preferencia.

Honda Africa Twin

Viniendo de una Honda y conociendo su fiabilidad, la opción predilecta es evidentemente la nueva Honda Africa Twin. Con apenas un año en el mercado, esta bicilíndrica de 95cv es una auténtica todoterreno, manejándose a la perfección tanto en carretera como en off-road. El equipamiento de serie es bueno, el consumo no está mal y además ya la hemos probado. Viniendo de otra Honda, sabemos que el mantenimiento es asequible.

¿El principal problema? Su precio, 13.900€ la versión básica con ABS. Al ser tan nueva no se encuentran unidades de segunda mano todavía.

BMW F800GS

La BMW F800GS es un clásico entre las motos de aventura. No es casual que gente como Charly Sinewan recorra literalmente el mundo entero usando esta F800GS. Con varios años desde su lanzamiento y una renovación importante en el modelo 2013, la F800GS goza de una fama sin igual gracias a su fiabilidad, bajo consumo y peso ligero, que la convierten en una moto más manejable en off-road que su hermana mayor, la R1200GS. Tiene además un catálogo de opciones y accesorios enorme, que van desde el modelo más básico con ABS hasta la versión tope de gama con el paquete confort (ordenador de viaje, puños calefactables, soporte de maleta, caballete central), el paquete dinámico (control de tracción ASC, modos de conducción y ajuste electrónico de la suspensión ESA), maletas, defensas, cúpulas, asiento confort…

En términos económicos, según el configurador de BMW el modelo base de la F800GS se sitúa en los 11.395€. En el mercado de segunda mano hay bastantes F800GS de diferentes años, pero con unos precios a veces abusivos para el número de kilómetros y años. Estuvimos a punto de comprar una unidad de segunda mano a un buen precio, pero en el último momento se nos escapó de las manos.

Yamaha Tracer 09

La última que nos planteamos es la Yamaha Tracer 09, una trail totalmente asfáltica que se aleja un poco del planteamiento de las otras dos. Tuvimos la oportunidad hacer un par de meses de probar la Yamaha Tracer 09 (junto a la nueva Tracer 700) en el concesionario oficial Motos Payán en Cádiz, y nos encantó. Suave y cómoda, con potencia de sobra y un consumo aceptable, lista para cargarla de accesorios y con toda la fiabilidad de Yamaha. Sus diferentes modos de conducción permiten que en un momento la Tracer sea un agradable vehículo de paseo, y al siguiente minuto se convierta en una guerrera de la carretera, entregando todos sus 115CV, eso sí, de manera más afable que su hermana menor la MT-09.

Lo mejor de esta Tracer es que es la más económica de las tres, con un precio entorno a los 10.000€. Lo peor es que tendríamos que olvidarnos de cualquier pretensión off-road, lo cual es una lástima.

Conclusiones

Como hemos comentado, la que más nos gusta es la Honda Africa Twin, pero su elevado precio hace que la candidata más probable sea posiblemente la BMW F800GS en alguna unidad de segunda mano. Cabe comentar que Cádiz en Moto es un proyecto sin ningún tipo de patrocinio ni financiación externa (exceptuando algunas donaciones recibidas a través del formulario y que agradezco muchísimo), por lo que es importantísimo cavilar convenientemente la compra. El alto kilometraje que lleva consigo escribir los artículos del blog hace que el mantenimiento y el consumo de la moto sean factores muy importantes.

¡En fin! Esperemos que para el tercer aniversario del blog tengamos ya moto y podamos seguir con las rutas. Un saludo!

 

 

Uniendo la localidad de Los Barrios con la tarifeña pedanía de Facinas discurre la antigua carretera CA-221, que cruza el Valle de Ojén. Hace año y medio ya discurrimos por esa vía hasta el embalse de Facinas, y lo contamos en el blog. En aquella ocasión nuestro viaje terminó en el embalse de Facinas, pues la carretera estaba en un estado impracticable. En septiembre de 2015 la Junta de Andalucía comenzó las obras de rehabilitación de esta vía para su conversión a carril cicloturista.

Ya concluidas las obras, hemos aprovechado la época de La Berrea para conocer el estado de este carril y hacer algo de senderismo de la mano de la empresa Mundo Posibilidades.

Al carril se puede acceder tanto desde Facinas como desde la vía de servicio de la A-381. El carril discurre por el GR-7, el Sendero de Gran Recorrido 7, que tiene su inicio en el Templo de Deifos, en Grecia, y concluye en Tarifa, por lo que es necesario pedir un permiso a la oficina del Parque de los Alcornocales para acceder en un vehículo a motor.

El carril se encuentra en un muy buen estado, en parte gracias a la limitación de la circulación de vehículos a motor. El paso para senderistas y ciclistas es libre.

A mitad de camino, aparcamos en un pequeño descansadero y nos giramos para contemplar la imponente Sierra del Niño, en la que transcurriría la ruta.

Como se comentaba, es necesario pedir un permiso para acceder con vehículo al carril, y también es necesario un permiso para acceder al sendero. De cualquier modo, en la oficina del Parque de los Alcornocales no os pondrán mayor problema si lo pedís con tiempo.

Antes de adentrarnos en la exuberante vegetación del canuto, vislumbramos el principal pico de la sierra, cuyo apodo, el «Risco Blanco», da nombre al sendero.

Las especiales condiciones meteorológicas de la zona, unida a las aguas fluviales que la riegan permiten la existencia de un tipo de vegetación de lo más peculiar, más cercana a la de una selva tropical. El importante nivel de humedad en el ambiente favorece el crecimiento de helechos y quejigos que por momentos desplazan a los clásicos alcornoques del parque.

De vez en cuando el grupo se paraba a contemplar los árboles centenarios que pueblan el canuto, de impresionante belleza.

En ciertas zonas, el denso bosque de quejigos y alcornoques se abría para darnos algunas panorámicas de la zona, pudiendo observar en este caso la parte del sur del valle, tras la cual ya se encuentra la zona del estrecho

En otros momentos, el Risco Blanco se asomaba entre las ramas para darnos una idea de nuestra orientación.

A medida que pasaba la tarde y más íbamos subiendo en paralelo al arroyo, más se iba cerrando el canuto y más oscuro se iba poniendo, incrementando la dificultad de la ruta.

Inevitablemente acabó llegando la noche, y junto a ella comenzaron a escucharse los sonidos de la berrea. Los ciervos machos de la zona, en un intento de marcar territorio y mostrar su potencial ante las hembras y posibles competidores, emiten roncos sonidos, especialmente durante la noche. La mejor manera de apreciar este imponente evento es en el silencio de la noche en medio del bosque, que también da lugar a instantáneas que en el bullicio de la ciudad es imposible apreciar.

Tras concluir la ruta, ya de noche, nos acercamos en coche hasta el Mirador de Ojén, para tener una visión más despejada de los alrededores. A ojo desnudo, la relativa lejanía de los centros urbanos nos permitió observar una cantidad increíble de cuerpos celestes…

… y otros elementos desarrollados por el hombre. En la siguiente foto, capturamos el cruce de dos satélites formando casi un ángulo recto perfecto, con un precioso telón de fondo estrellado.

Fue una gran experiencia disfrutar de la naturaleza en su estado salvaje y en una zona que tiene tanto por ofrecer. Como bien dice el lema de Mundo Posibilidades, el Campo de Gibraltar es un mundo en chiquitito pendiente de explorar.